lunes, 1 de septiembre de 2014

Ensalada oriental


Me gustaría decirles que soy una excelente cocinera, que tengo la sazón de mi madre y que día a día mejoro mis habilidades culinarias. Me gustaría, pero no es así.

Disfruto cocinar, pero la verdad es que soy un poco perezosa  y casi siempre termino haciendo cosas rápidas y que me gusten.

Hoy hice unos rollitos tipo sushi, pero obviamente sin arroz. Fue rápido y muy rico, y a la hora de la cena quería repetir, pero tenía tanta flojera que necesitaba que fuera express, así que los convertí en ensalada.

-Pepino en trozos
-Zanahoria rallada
-Cebollín picado
-Champiñones laminados
-Alga nori en tiritas
y aderezada con vinagre de arroz, pimienta y salsa de soya.
Por desgracia se me terminó el ajonjolí, que si no, también le habría puesto. 
¡Déjenme decirles que quedó fabulosa! En serio, quiero comer diario. Tiene ese sabor "mariscoso" que tanto me gustaba y que extrañaba.
Se los recomiendo a crudis, veges y omnívoros, de verdad.


viernes, 22 de agosto de 2014

¿Recetas? Aquí te dejo muchas



Cuando no eres chef o mínimo un buen cocinero, y además trabajas y tienes muchas ocupaciones, no tienes tiempo (ni ganas) de andar inventándote innovaciones culinarias para comer sabroso y conforme a tus necesidades y preferencias. Afortunadamente el internet hay cientos y cientos de páginas y blogs que tienen recetas vegetarianas, veganas y crudiveganas que pueden servirte aún si no eres algunas de las tres anteriores y sólo quieres aumentar tu consumo de frutas, verduras o comidas "vivas".

Trataré de compartir más mis menús, sólo para darles una idea de lo que como. Hoy, por ejemplo, desayuné un batido de sandía:
-Un pedazo grande de sandía que pelé y partí en trozos suficientes para llenar con ellos la licuadora. La licué y colé porque las semillitas no me gustan.
-Un puñado de fresas congeladas
-Medio kiwi que me quedó de ayer
-Un puñado de zarzamoras congeladas
y todo a licuarse con el batido de sandía ya colado.
Sale casi un litro, que me llevo a la oficina para tomármelo con calma :)

No tengo idea de qué voy a comer hoy, pero todavía tengo hummus crudo, así que igual me lo sigo comiendo con palitos de pepino.

Quisiera ir compartiendo recetas, pero por lo pronto les paso algunos sitios de donde saco muchas ideas (bueno, ahora no tantas porque como puro crudi). Algunos ingredientes no se consiguen en mi ciudad, o son muy caros, y busco la manera de reemplazarlos, pero igual quedan bien.

Estos blogs son buenísimos para los que no son veganos o que apenas andan queriendo serlo, porque tiene recetas muy sabrosas y parecidas a las que comúnmente llevan carne, así que son fáciles de aceptar para irnos familiarizando con la comida vegetal. ¡Prueba y verás como ni extrañarás comer animales!












miércoles, 20 de agosto de 2014

Hummmus crudo



Al decidir comer dieta vegetal cruda, estaba consciente de que dejaría de comer algunas de mis comidas favoritas, pero la sola idea de dejar de comer hummus era muy cruel porque me fascina. Así que encontré una receta crudi, le hice pequeños cambios, y quedó delicioso! 
Licuas 2 calabacitas, 3 dientes de ajo, 1/4 de taza de aceite de oliva, el jugo de 3 limones, 1 cucharadita de sal de mar, 1 cucharada de crema de cacahuate y un toque de Chipotle , y listo. 
Amantes del hummus, no encontrarán algo más sencillo.

martes, 19 de agosto de 2014

#Ni un Poncho más


Cuando uno habla sobre alimentación saludable, mucha gente tuerce los ojos y la boca. Puedo imaginar su pensamiento: "Cómo chinga ésta con lo de la comida" "Debería de comer lo que quiera y dejar que los demás comamos a gusto" "Llevo toda mi vida comiendo así y nunca me ha pasado nada" "Mis hijos están bien alimentados, basta con verlos".
Nunca es mi intención juzgar a las personas por lo que comen. Yo misma pasé la mayor parte de mi vida alimentándome mal. Aún siendo vegetariana seguía comiendo basura, y aún siendo crudivegana me cuesta trabajo negarle las chucherías a mi hijo. No juzgo a nadie: me preocupo por las personas que me interesan, y aunque a veces doy consejos que no me piden, no me importa, porque si logro hacer un cambio, aunque sea pequeño, en la alimentación de alguien, me sentiré mejor.
El video que les comparto es de una campaña contra la obesidad infantil. El problema es que creemos que si nuestros niños no están gordos, entonces están sanos, y no necesariamente es así. Amamos a nuestros hijos, hagamos lo mejor por ellos. No podemos evitar que se enfermen, pero no ayudemos a enfermarlos.
Esto es muy duro...

lunes, 18 de agosto de 2014

Plátanos


De seguro no tengo que decir demasiado para convencerte de tener plátanos en tu casa, porque es una fruta muy común, pero muchos no conocemos las propiedades de esta fruta maravillosa:

Destaca su contenido de hidratos de carbono, por lo que su valor calórico es elevado. Los nutrientes más representativos del plátano son el potasio, el magnesio, el ácido fólico y sustancias de acción astringente; sin despreciar su elevado aporte de fibra, del tipo fruto-oligosacáridos. Estas últimas lo convierten en una fruta apropiada para quienes sufren de procesos diarreicos. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El ácido fólico interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis material genético y la formación anticuerpos del sistema inmunológico. Contribuye a tratar o prevenir anemias y de espina bífida en el embarazo. 

Más allá de lo nutritivo que es, el plátano es una estrella en la dieta crudivegana. Puedes comprarlo en oferta y en grandes cantidades y congelarlo pelado y partido) para hacerlo un delicioso helado o licuado, sin necesidad de añadirle endulzantes gracias a su sabor natural. Lo mejor es comerlo cuando su cáscara ya tiene manchas marrones, que es cuando está bien maduro.
Yo soy fanática, y lo tomo en licuado con leche de alpiste, bien helado. Me quita el antojo de los postres y me pone de buen humor. Es tan cremoso y dulce que no se me antojan los pasteles ni las galletas. Lo adoro.
Cuando haga helado lo voy a fotografiar (si es que no lo devoro de inmediato) y pondré la receta.

lunes, 11 de agosto de 2014

Champiñones marinados

No era muy amante de los champiñones crudos en ensaladas, así que los mariné con salsa de soya, sal marina, ajo en polvo, vinagre, hierbas y aceite de oliva para mejorar su sabor y quedaron deliciosos. No quería que se acabaran!