viernes, 11 de noviembre de 2011

FELINO, postal


El IX FeLiNo (Festival de Literatura del Noroeste) ya pasó, Tijuana se quedó en fotos y en recuerdos, pero me traje una lista de conclusiones. Van:
-Tengo un equilibrio muy mariquita. A la primera que me subí al elevador, me entró un mareo que hasta el momento no se me quita.
-El CECUT es un lugar maravilloso. El paraíso de una promotora burócrata como yo.
-Los escritores no son todos divos, bohemios o mamarrachos. Eso me hace muy feliz. Conocí a varios que son, además de buenos escritores, personas sensibles, buena onda y cotorros (de cotorreo, no de soltería).
-La comida gourmet es muy, muy linda. Pero es muy raro encontrar un menú vegetariano que no subestime al vegetariano y no conste de un plato con hojas.
-Mi cerebro no puede procesar más de dos mesas de lectura al hilo.
-La lluvia, definitivamente, no es lo mío.
-La socialización, tampoco.
-A diferencia de los pronósticos generales, no morí de frío.
-Los escritores no existirían sin el café. 
-Ver un pelea de box en un cuarto hotel, seguida de una charla con escritores, una ensalada y una cheve, bien valió la pena de haber sido vergonzosamente ultrajados por los jueces de las vegas.
-Nos urgen una Gandhi y un MixUp en La Paz.
-La gente de Tijuana es muy, muy amable. Lo digo en serio: desde la cajera del súper hasta el taxista, pasando por la señora en la calle, son agradables y sonrientes.
-No hay nada que me moleste más en una mesa de lectura, que un escritor leyendo directamente de la computadora, o peor, de unos apuntes a mano, que no entiende.
-Es padrísimo viajar, pero no cambio mi ciudad, mi familia, mi casa ni mi Grito Colectivo por nada en el mundo.


Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...