viernes, 26 de diciembre de 2014

Helado vegano


¿Demasiado frío para tomar helado? Nunca para mí. Me gusta mucho, sin importar que me queden las manos frías y la nariz roja. 
Antes de decirles cómo se hace (que tampoco tiene ciencia), les cuento que me gusta comprar plátanos bien maduros, y una buena idea para conservarlos es pelarlos, partirlos en pedacitos y congelarlos en un plato y luego guardarlos en una bolsa dentro del congelador. Lo mismo hice con unas cerezas negras carísimas que compré y se me estaban echando a perder: las deshuesé y congelé. 
El helado, como dije, es facilísimo: puse en la licuadora un par de plátanos congelados y en cachitos, un poco de cereza, zarzamoras y moras azules, medio vaso de leche de coco para ayudar a la licuadora, y a licuar.
Gracias al plátano no necesita azúcar añadida y queda muy cremoso. Se los recomiendo.

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...