viernes, 30 de abril de 2010

Un regalito

Por ser día del niño, y porque cada vez se acerca más la visita No. 50000, les dejo este mini libro de poesía para niños. Como algunos sabrán, no soy poeta, pero esto lo escribí para mi crío, lo subí a ISSUU y espero que les guste.

viernes, 23 de abril de 2010

Dantinho y los peces


Estábamos en la oficina tratando de explicarle a Dante cuáles eran los recursos naturales del estado para su tarea, y Mauricio le dijo: ¿que hay en el mar?
-Peces-, le dijo Dante
-¿Y para qué sirven los peces?- le preguntó, esperando una respuesta lógica.
-Los peces son para nadar- contestó Dante.


Mamá orgullosa.

miércoles, 21 de abril de 2010

Batallo porque quiero


¿Para qué batallar, si todo está al alcance de nuestra mano? ¿Si sólo es necesario estirarla y agarrar del anaquel o refrigerador lo que sea que necesitemos? Por desgracia, la vida que llevamos muchas veces no nos deja tiempo libre: el trabajo, los hijos, la limpieza y por qué no, la recreación. Resolvemos nuestras necesidades básicas con el consumo. Las plazas encierran todo tipo de negocios en donde podemos conseguir cualquier cosa sin necesidad de andar buscando. Todo es rápido, práctico, sin más esfuerzo que el desembolso.
Compramos todo hecho, vamos perdiendo la capacidad de elaborar cualquier cosa manualmente, y nos volvemos dependientes. Somos incapaces de hacer una bastilla, pegar un botón, arreglar un arete roto, forrar un libro, envolver un regalo. Nos acostumbramos a pagar para que otros hagan algo que nosotros mismos podríamos hacer con un mínimo de esfuerzo.
Comemos cada vez más cosas empaquetadas: jugos, pan, refrescos, verduras, cereales, platillos congelados, etc. y no nos ponemos a pensar que para que esos productos duren tienen que contener conservadores, además de las otras muchas porquerías que les ponen para que se vean lindos y cuando las comas sientas una explosión de sabor, una fiesta en tu boca. La mayoría de los niños crecen sin conocer el sabor de las galletas hechas en casa, o el agua fresca de frutas de verdad.
Por eso, para mí, vale la pena ocupar un poco más de tiempo haciendo gelatinas caseras, o mi propias hamburguesas, aunque sean un circo. Amasar y lavar la masa antier me llevó como tres horas. Guardé el gluten en el refri y al otro día por la mañana la dejé cociendo en la olla lenta. Ya en la tarde licué el gluten, cocí arroz y avena, los mezclé, y formé hamburguesas que metí al congelador. Dos tardes haciendo la comida y un dolor de espalda regular, que me pude haber ahorrado comprando hamburguesas vegetarianas hechas. Pero me gusta saber que yo misma las hice, y que Dante se da cuenta de que no todo se puede comprar en la vida. 


domingo, 18 de abril de 2010

Niño musical



Dante está en su cuarto jugando y escuchando música desde hace como tres horas. Pasó del Soundtrack de Harry Potter a un disco de rock: AC DC, Scorpions, Iron Maiden, Ratt, Judas Priest; luego puso un disco de Cri Crí y al final, Los Patita de Perro. Gusto versátil.

jueves, 15 de abril de 2010

Tips para tener a tu hijo A la moda


1.-Dale como desayuno cereales de caja como chococrispis y froot loops con leche. Son harto nutritivos y deliciosos. Seguro se los acabarán antes que la leche y te pedirán que les vuelvas a servir. Luego, ya que la leche esté bien cargada de sabor, dejarán la cuchara y la beberán directamente del tazón.
2.-Mándales un lunch completo de lechita con chocolate nesquik o hersheys y un pan dulce bimbo o tía rosa. O en su defecto dales unos 10 pesitos para que se compren una torta o unas sabritas y un pau pau en el recreo.
Si tu situación lo permite, dales 20 pesos. Así podrán comprarse un dulce llegando a la escuela, un lunch en el recreo, y un elote a la salida.
3.-La hora de la comida es para convivir en familia, no para estar peleando. ¡No intentes hacerlo comer verduras! Un buen trozo de carne jugosa o pollo empanizado y algunas tortillas de harina son suficientes para crecer sano y fuerte.
4.- Nunca te atrevas a servir un vaso de agua pura para acompañar la comida. Su experto paladar lo rechazará. Pasa a la tienda de regreso del trabajo y compra una Coca de 3 litros para que nadie se quede con sed. En su defecto, ten a la mano varios sobres de tang de diferentes sabores. 
5.-En la medida de lo posible, mantén la despensa llena de cosas ricas y nutritivas: galletas marinela adicionadas con vitaminas, juguitos jumex o sonrisa que serán el equivalente a la fruta diaria. Las salchichas deberán abundar, para que libremente  pueda abrir el refri y tomar una a su antojo. Pan blanco bimbo, para un pan con mermelada de media tarde.
6.-Los videojuegos son básicos en la vida de un niño sano y feliz. Lo harán socialmente aceptado y le darán horas y horas de diversión sin moverse del sillón.
7.-Asegúrate de que cerca de tu casa haya una tiendita, para poder mandarlo a comprar lo necesario para los tostilocos o un gansito. En caso de que la tienda quede a más de 50 mts. mejor llévalo en el carro para evitar fatigarlo. (Por eso conviene tener varios productos en la despensa, como bolsas de sabritas y cajas de galletas, así le evitas salir de casa)
8.-Cualquier pretexto es genial para llevarlo al mcdonalds o al burger: su cumple, buenas calificaciones, flojera de cocinar, pasar un lindo día familiar. ¡Divertido y nutritivo sí se puede!
9.-Tu niño lo merece todo, y sin duda te gusta verlo feliz, pero no descuides su salud. Si no le gustan las verduras, aprovecha las papas fritas que dan en el burger o el superpollo; que la fruta tampoco le gusta, cómprale unas fresas con crema o yogures de frutas; sin no toma mucha agua, ténle siempre a la mano jugos de cajita o una jarra de kool aid.
10.-Para que sea un niño activo, llévalo a cualquier clase por las tardes. Pero ojo: si es un deporte, no olvides compensar el desgaste con una buena porción de azúcar y carbohidratos a la salida: unas donitas bimbo y un frapuchino.
11.-No te rompas la cabeza a la hora de cenar. Tienes que alistar la ropa del otro día y un sinnúmero de quehaceres más ( o ver la telenovela, como sea), ubica un puesto de hotdogs, no importando si no puede ir a pie, siempre podrás llevarlo en carro para que se compre un hate, una hamburguesa o un superburro.

Espero que te sirvan estos tips. (o ya los conocías?)





lunes, 5 de abril de 2010

Para mis amigos médicos y los demás


Acabo de ver en el canal 10  la nota de una chica de 16 años que llegó a un hospital de Los Cabos a tener a su bebé en una cesárea que ya estaba programada. El médico que la recibió no quiso hacer la cesárea y la forzó a parir. La apartaron de sus padres, la amarraron de las manos para que no se moviera y la amenazaron diciéndole que si algo salía mal iba a ser su culpa. El parto salió mal y el médico quiso resolver un error tras otro. Ahorita ella está con un trauma que no se la acaba y su bebé tiene 20% de probabilidades de vivir.
Este es sólo un caso y estoy segura de que todos hemos pasado por algo similar, o alguno de nuestros conocidos.
Estoy consciente de que los hospitales y clínicas públicas están afectados por la horrenda burocracia en muchos aspectos: trámites interminables, equipo insuficiente, instalaciones que dan pena. Pero eso es sólo la mitad del servicio, la otra mitad son los médicos. Sé que atender un paciente tras otro por horas debe ser fatal, y que tener que recetar lo que hay en la farmacia pues limita las posibilidades, pero no es pretexto. 
Por supuesto que hay médicos excelentes y a todísima madre y los nombraré más adelante, pero antes quiero contar algunas malas experiencias:
Hace muchos años, cuando estaba asegurada por mi mamá, fui al ISSSTE. Entré al consultorio y el doctor me dijo que me sentara, mientras revisaba unos papeles y anotaba cosas. Me preguntó qué tenía, le dije y me hizo una receta. Tómate 1c/8 hrs. X 3 días. Me levanté y salí, y el doctor NUNCA me volteó a ver.
Tiempo después, estando embarazada, fui cada mes con un ginecólogo particular, pero para que me dieran mi incapacidad tuve que ir al ISSSTE. Me pasaron con el médico familiar, él me turnó al ginecólogo que me checó poniendo su oído pegado a un conito de metal sobre mi panza, como en la edad media. Me dio cita con el del ultrasonido, días después. Aquel fulano llegó media hora tarde y esperamos parados en un pasillo. Ya adentro, se la pasó regañándome por haber ido con un particular en vez de acudir con ellos. Hizo el ultrasonido sin ni siquiera voltear la pantalla para que yo viera al bebé. Terminó y me dijo que ya. Y me dejó en la camita, con la panza embarrada de gel y no había ni una triste servilleta para limpiarme, así que tuve que hacerlo con mi propio vestido. Salí con un nudo en la garganta, como si me hubieran violado o algo así.Al final me hicieron dar mil vueltas con una infección en las vías urinarias y una panza de ocho meses.
Cuando parí en el Salvatierra, me tenían sin comer y las enfermeras se tragaron unas empanadas que olían pocamadre sentadas a los pies de mi cama y risa y risa.
A Dante nunca lo he llevado al ISSSTE, pero sí lo he tenido que llevar al SIMI porque su pediatra sólo consulta en las tardes. Una de esas doctoras me lo inyectó para una infección en la garganta cuando sólo tenía gripa. En otra ocasión, comió tacos de pescado y vomitó hasta la bilis. Lo llevé al Simi y el muy bruto lo inyectó y le recetó ranitidina y un montón de porquerías más. En la tarde su pediatra nos dijo que estaría bien la receta, siempre y cuando el Dante fuera un señor bien chupe y con gastritis.
No es mi afán hablar mal de nadie, ni creer que sé más que alguien que estudió muchos años, pero es que algunos se pasan. Otros, son un amor: El doctor Badillo, pediatra del Dante; el doctor Abaroa, con el que vamos Bern y yo, el Dr. Noriega, de planificación familiar del ISSSTE; en urgencias, tanto del ISSSTE como del Salvatierra, nos han tratado de lujo.
Mi pregunta para los médicos sin madre es: ¿no les gusta su trabajo? ¿les pagan muy poco? Si esperaban hacerse ricos como médicos y no han podido, pues lo siento. Acuérdense que estudiaron para curar a la gente, y cobrar por eso. Que tratan con personas y no con cosas. Que somos pacientes, no estúpidos, y que un título es una responsabilidad, no un papelito adornando la pared. Si no les gusta su trabajo, búsquense otro mejor.

viernes, 2 de abril de 2010

Fría la red? Ausente? Impersonal?


Hasta hace poco tiempo yo pensaba que la internet era un medio vacío, frío, por el simple hecho de que, aunque puedas dialogar, no lo haces personalmente. Ahora juro que es lo contrario: está lleno de presencias: hay miles de personas del otro lado de las pantallas, listas para hacer click o dar enter. Es por medio de la red que ser vegetariana me ha sido mucho más agradable de lo que esperaba, porque encuentro, por casualidad (ven porqué las adoro) a personas que son más afines a mí de lo que lo son muchas de las personas que me rodean.
Porque los comentarios que me hacen son como palmadas en el hombro, o sopapos, cuando la riego.
La Red es mi Dios, ser bloggera, mi religión.

Adoro las casualidades


Justo después de hacer el post anterior y pasar por una ligera crisis existencial, me fui al cine a ver Cómo entrenar a tu dragón. Ver al muchacho vikingo empatizando con el dragón, me ha emocionado. Bien, pues a mí me gustan mucho las pelis de Dreamworks: Vecinos Invasores,Shrek, Bee Movie, Spirit, Chicken Run, son entretenidas pero al mismo tiempo son críticas, y se arriesgan a pasar la voz al otro personaje: al animal, al monstruo. Sus historias son menos convencionales que las películas que solía haber antes: temas como el amor, la amistad, la lealtad, eran el pan de cada día. Parece que empieza a asomarse una conciencia de crítica contra  el hombre y su especismo. No son películas de arte, son mero entretenimiento, y son totalmente comerciales, pero si puedo elegir entre ver una peli más sobre princesas y ver una de un vikingo que elige no matar al dragón, me quedo con la segunda.

No vives de ensalada

A veces me siento sola. De hecho, cuanto más rodeada estoy, más sola me siento. Me prometí desde el primer momento no intentar convencer a nadie de dejar de comer animales, y creo que lo he logrado. Ni siquiera en casa: considerando que nadie más en mi familia es vegetariano, tengo que dejar que Dante coma lo que sea, sobre todo, porque pasa mucho tiempo con  su abuela, hacemos comidas en casa, etc.
Pero a veces me canso. Debo sonreír mientras el niño se come un taco de carne, y sin embargo estoy pensando: ¡No lo comas! ¡No seas parte de eso! 
No juzgo a nadie por lo que come. Pero es difícil, sobre todo cuando estoy convencida de que dejar de comer animales es lo mejor para el cuerpo, para el planeta y para los animales. Hasta el día de ayer, había seguido comiendo camarones, simplemente porque me encanta su sabor y no podía dejarlos. Pero camarón es igual a pez, igual a vaca y a perro. Hoy decido dejarlo. Le digo adiós a los capeados, al mojo de ajo y en pasta.
Son deliciosos, pero al final, no me siento feliz (además de que me da una urticaria recordándome que no debí comerlos).
Si alguien dijera que voy a morir si no como caldo de carne o carne de cordero, incluso por consejo médico, preferiría morir. Ésa es la base de mi vegetarianismo. Mahatma Gandhi.
Coincido con él. Sobre todo, porque hasta el momento, lo que he recibido de mi doctor no son advertencias, sino elogios y apoyo para seguir en esto.

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...