domingo, 28 de marzo de 2010

Alice in Wonderland


Hoy fui a ver Alice in Wonderland con mi madre, mi hermano y el Dantinho. No tenía muchas ganas de verla porque los comentarios que he escuchado no han sido muy buenos que digamos. Pues la vi, me gustó, y no.
Cuando vi, hace como dos años, que Burton haría esta película, me emocioné. Supuse que era un historia que le quedaba perfecta, y que podríamos ver a una Alicia diferente, y un Wonderland perverso y tenebroso.
Luego, cuando supe que Disney la produciría, se me quitaron las ganas de verla. Es que Disney suele arruinar las historias, lo hizo con la Sirenita, el Jorobado de Notre Dame y Narnia, las hace cursis y superficiales.
Pues a petición popular fui, otorgándole el beneficio de la duda, por ser Burton, uno de mis directores favoritos.
La película está bien. Quizá hay un poco de confusión para los que esperaban ver la historia "original", que para la mayoría, también es de Disney, pero ésta está basada en el segundo libro: Alicia a través del espejo. No sé a ustedes, pero a mí, me chocó bastante el ver a Alicia con una espada, combatiendo contra un monstruo, como si fuera Peter Pevensie, el Rey de Narnia. Pues bien, para los que no han leído "Alicia a través del espejo", les cuento que la historia empieza cuando lee un poema que está escrito al revés, titulado Jabberwocky, en donde se narra una pelea entre un monstruo con ese nombre y un muchacho que lo enfrenta con la espada vorpolina. En el poema aparece también, entre otras cosas que aparecen en la película, el Bandernatch.
Pues Burton tomó algunos elementos del poema, más otros del libro, como la reina blanca, el juego de ajedrez y Tweedledum y Tweedledee, los mezcló, les agregó efectos especiales, y tuvo una historia para niños, pasable, pero hasta ahí. 
Como fan de Burton y de la mayoría de sus películas, y como fan también de los libros de Alicia, esperaba una gran película. Los dos libros de Carroll tienen como pretexto dos juegos: los naipes y el ajedrez, los dos, aunque en diferente grado, dependen de la lógica y una buena estrategia. Alicia entra en un mundo en el que la lógica se altera, se combina con la locura y le da sentido. En el libro dos de Alicia aparece un caballero anciano que recuerda un poco al Quijote; un león y un unicornio, y Humpty Dumpty, el huevo sentado en la barda, que eran importantes en la historia y simplemente no salieron en la película.
Juro que no es amargura, o mala leche en contra de Disney. Muchas de las películas de Burton son para niños, y sin embargo son entrañables. Me gusta el Burton autobiográfico, sombrío, depresivo, de Vincent; el amoroso de Big Fish; el melancólico de La novia Cadáver; el colorido, freak y musical de Charlie y la Fábrica de Chocolate; el triste y crítico de Edward Scissorhands; el serio y obstinado de Batman; el loco y pervertido de Beetlejuice.
Pero Éste no era Ese Burton.

Pecata minuta?


Siempre he tratado de ser muy prudente cuando hablo sobre religión, porque la cuestión de la fe es algo personal y cada quién hace de su fe un papalote. Sin embargo, no puedo evitar indignarme con todo este asunto de la "Sagrada pedofilia". 
Para empezar, debo decir que esto no es nada nuevo ¡Por favor, todos sabemos por lo menos de un padre en nuestra ciudad que se haya envuelto en un escándalo de este tipo! Por supuesto, ese padre fue discretamente cambiado de residencia a algún lugar lejano. 
Pero como todas las cosas malas, cuando son demasiadas ya no se pueden ocultar.
Estoy segura de que, como en la policía, debe haber más buenos que malos, pero los sacerdotes malos valen por 3. Me explico: a los sacerdotes les llaman "padres", supongo yo que porque de un modo u otro se convierten en padres para su feligresía. Si un padre de familia abusa sexualmente de su hijo y es descubierto, irá a prisión, y adentro se encargarán de darle el escarmiento acostumbrado para los que violan niños (el cual se merecen sin duda). Un sacerdote abusa de un niño al que sus padres inocentemente le confían, ¿y qué pasa? lo cambian de ciudad, lo quitan de su cargo, cuando mucho lo excomulgan. ¿No debería correr la misma suerte que los demás criminales? 
Por otra parte, y sin intentar disculparlos DE NINGUNA MANERA, quiero comprender qué pasa por sus cabecitas sucias cuando se les antoja abusar de una criatura. El ser humano, como cualquier animal, tiene instintos sexuales, incluso desde que es un bebé. El sexo no es un pecado porque es algo natural y gracias a él estamos aquí, entonces ¿porqué obligarlos a vivir en celibato? ¿No sería mejor que se casaran y vivieran felices y se desfogaran con sus esposas? ¿A poco no podrían amar a dios y a su familia? ¿A poco un papá no puede tener dos hijos porque no podría amarlos a ambos?
No sé, se me ocurre que de esa manera no se verían tentados a desahogarse con los niños, que son las víctimas más a la mano: guardan silencio por temor, y si hablan, nadie los escucha, nadie les cree: es su palabra contra la del mensajero de dios.

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...