Julio y su clima loco loco

martes, 13 de julio de 2010


No me gusta dejar de postear, pero por lo general evito escribir sin tener un tema, aunque sea algo sin mucha importancia. Pero en estos días me he mantenido ocupada en no sé qué cosas, y no he tenido tiempo de dedicarle a mi grifo el tiempo que se merece.
La semana pasada cumplí 31 años. La verdad me siento como de 21, pero sin ganas de antrear, con muchos más kilos y con la necesidad de dormir ocho horas diarias. Me choca cumplir entre semana porque no se puede festejar a gusto, aunque la verdad, el dinero tampoco me permite darme esos lujos.
Mañana cumple años mi pequeño Dantinho. 7. Tan pronto. A segundo año. Tan pronto. Es tan inteligente como un muchacho de 20 y tan rebelde como un chico de 16.
Cada día me sorprende más: su gusto desmedido por los monstruos: vampiros, hombres lobo, zombies; su brillante memoria auditiva, capaz de reconocer una canción en las primeras notas, o la voz de los actores de doblaje en diferentes películas; su esfuerzo por perder el miedo a ser golpeado en el Tae Kwon Do.
Mis 31 se vuelven 21 definitivamente por despertar los últimos 7 años y ver la carita modorra de mi crío.
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS