domingo, 28 de marzo de 2010

Alice in Wonderland


Hoy fui a ver Alice in Wonderland con mi madre, mi hermano y el Dantinho. No tenía muchas ganas de verla porque los comentarios que he escuchado no han sido muy buenos que digamos. Pues la vi, me gustó, y no.
Cuando vi, hace como dos años, que Burton haría esta película, me emocioné. Supuse que era un historia que le quedaba perfecta, y que podríamos ver a una Alicia diferente, y un Wonderland perverso y tenebroso.
Luego, cuando supe que Disney la produciría, se me quitaron las ganas de verla. Es que Disney suele arruinar las historias, lo hizo con la Sirenita, el Jorobado de Notre Dame y Narnia, las hace cursis y superficiales.
Pues a petición popular fui, otorgándole el beneficio de la duda, por ser Burton, uno de mis directores favoritos.
La película está bien. Quizá hay un poco de confusión para los que esperaban ver la historia "original", que para la mayoría, también es de Disney, pero ésta está basada en el segundo libro: Alicia a través del espejo. No sé a ustedes, pero a mí, me chocó bastante el ver a Alicia con una espada, combatiendo contra un monstruo, como si fuera Peter Pevensie, el Rey de Narnia. Pues bien, para los que no han leído "Alicia a través del espejo", les cuento que la historia empieza cuando lee un poema que está escrito al revés, titulado Jabberwocky, en donde se narra una pelea entre un monstruo con ese nombre y un muchacho que lo enfrenta con la espada vorpolina. En el poema aparece también, entre otras cosas que aparecen en la película, el Bandernatch.
Pues Burton tomó algunos elementos del poema, más otros del libro, como la reina blanca, el juego de ajedrez y Tweedledum y Tweedledee, los mezcló, les agregó efectos especiales, y tuvo una historia para niños, pasable, pero hasta ahí. 
Como fan de Burton y de la mayoría de sus películas, y como fan también de los libros de Alicia, esperaba una gran película. Los dos libros de Carroll tienen como pretexto dos juegos: los naipes y el ajedrez, los dos, aunque en diferente grado, dependen de la lógica y una buena estrategia. Alicia entra en un mundo en el que la lógica se altera, se combina con la locura y le da sentido. En el libro dos de Alicia aparece un caballero anciano que recuerda un poco al Quijote; un león y un unicornio, y Humpty Dumpty, el huevo sentado en la barda, que eran importantes en la historia y simplemente no salieron en la película.
Juro que no es amargura, o mala leche en contra de Disney. Muchas de las películas de Burton son para niños, y sin embargo son entrañables. Me gusta el Burton autobiográfico, sombrío, depresivo, de Vincent; el amoroso de Big Fish; el melancólico de La novia Cadáver; el colorido, freak y musical de Charlie y la Fábrica de Chocolate; el triste y crítico de Edward Scissorhands; el serio y obstinado de Batman; el loco y pervertido de Beetlejuice.
Pero Éste no era Ese Burton.

Pecata minuta?


Siempre he tratado de ser muy prudente cuando hablo sobre religión, porque la cuestión de la fe es algo personal y cada quién hace de su fe un papalote. Sin embargo, no puedo evitar indignarme con todo este asunto de la "Sagrada pedofilia". 
Para empezar, debo decir que esto no es nada nuevo ¡Por favor, todos sabemos por lo menos de un padre en nuestra ciudad que se haya envuelto en un escándalo de este tipo! Por supuesto, ese padre fue discretamente cambiado de residencia a algún lugar lejano. 
Pero como todas las cosas malas, cuando son demasiadas ya no se pueden ocultar.
Estoy segura de que, como en la policía, debe haber más buenos que malos, pero los sacerdotes malos valen por 3. Me explico: a los sacerdotes les llaman "padres", supongo yo que porque de un modo u otro se convierten en padres para su feligresía. Si un padre de familia abusa sexualmente de su hijo y es descubierto, irá a prisión, y adentro se encargarán de darle el escarmiento acostumbrado para los que violan niños (el cual se merecen sin duda). Un sacerdote abusa de un niño al que sus padres inocentemente le confían, ¿y qué pasa? lo cambian de ciudad, lo quitan de su cargo, cuando mucho lo excomulgan. ¿No debería correr la misma suerte que los demás criminales? 
Por otra parte, y sin intentar disculparlos DE NINGUNA MANERA, quiero comprender qué pasa por sus cabecitas sucias cuando se les antoja abusar de una criatura. El ser humano, como cualquier animal, tiene instintos sexuales, incluso desde que es un bebé. El sexo no es un pecado porque es algo natural y gracias a él estamos aquí, entonces ¿porqué obligarlos a vivir en celibato? ¿No sería mejor que se casaran y vivieran felices y se desfogaran con sus esposas? ¿A poco no podrían amar a dios y a su familia? ¿A poco un papá no puede tener dos hijos porque no podría amarlos a ambos?
No sé, se me ocurre que de esa manera no se verían tentados a desahogarse con los niños, que son las víctimas más a la mano: guardan silencio por temor, y si hablan, nadie los escucha, nadie les cree: es su palabra contra la del mensajero de dios.

viernes, 26 de marzo de 2010

El brahmán y la cabra

Aunque no soy Budista, me gusta mucho la filosofía de esta religión No-teísta. Una de las cosas que más me fascinan, es la idea de la reencarnación. Un poco influenciada por la onda esta del dejà vu, me gusta creer que he sido otras personas y que al morir me convertiré en alguien diferente, y por qué no, hasta en un animal. Me gusta la tierra y no quiero dejarla, pero tampoco quiero ser Cecilia eternamente. En fin, es sólo una fantasía que disfruto con Dante, quien, como tampoco cree que se irá al cielo (y como ya me advirtieron, no puede entrar por no estar bautizado, aún pagando doble cóver) pues ya anda eligiendo un animalito para huésped de su alma.
Acá les dejo una fábula hindú muy chida, que aparece al principio de la película "Little Buda" de Bertolucci, que vi junto con mi crío y nos gustó mucho, sobre todo las escenas de alucines de Siddhartha.

lunes, 22 de marzo de 2010

Dante


-Mamá, ese perro era Parpamudo.
-¿Era qué?
-Parpamudo, pues
-¿Cómo que parpamudo?
-Sí... que abre y cierra los ojos muchas veces.

viernes, 19 de marzo de 2010

trasnochar



¿De veras crees que me importa tu manera de tomar o la hora a la que regresas a tu casa? ¿Crees que me molesta que te quedes en el antro hasta las seis de la mañana, te quedes dormido en la barra, se te acabe el dinero o lo que pase primero? ¿Crees que odiamos a los pobres dueños de los bares, que sufren por no poder albergar desinteresadamente a sus clientes hasta el amanecer? ¿Crees que me empeño en no respetar tu derecho a divertirte? No es así. Lo que me preocupa es toparme contigo en la mañana cuando salgo temprano a dejar al niño a la escuela. Lo que me preocupa es que te quedes dormido al volante y te lleves de corbata a mis tíos que salen a correr muy temprano al Malecón. Quiero estar segura de que mientras estoy en mi casa dormida no sufro peligro de que me choques, pero que tampoco me choques por la mañana, cuando sales del antro, hasta las chanclas, mientras la mayoría ya andamos haciendo nuestra vida.

miércoles, 17 de marzo de 2010

cada vez una sorpresa


Mi hijo es lo más sorprendente en mi vida. No sólo porque es mi hijo y lo amo, sino porque me ha enseñado a ser paciente y esperar. Todo tiene su tiempo, y con él, ha sido muy sencillo. Desde que nació decidí que no lo apresuraríamos, sobre todo cuando escuchábamos consejos sobre cuándo debíamos quitarle el pecho o que tenía que dormir en su cama desde la primera noche. Simplemente nos dio flojera batallar y lo dejamos ser quien decidiera el momento. Pues dejó el pecho al año y medio y durmió en nuestra cama hasta los 4 años, y aunque fue cansado y un poco engorroso, no me arrepiento. La leche materna es lo mejor para los bebés, y me parece una estupidez que digan que después de los seis meses "ya no les sirve" (¿entonces porqué los hacen tomar leche de vaca toda la vida?). El dormir con nosotros lo hizo un niño seguro y tranquilo, que dejó de mojar el pañal por las noches incluso antes que en el día, y desde que empezó a usar el baño no mojó nunca la cama.  Cuando nos cambiamos de casa y tuvo su propia recámara, durmió sólo desde la primera noche, y se levanta al baño con la luz apagada y no le teme a la oscuridad. 
Quisimos meterlo al Karate hace un año y lloró cuando vio que se trataba de que te pegaran de patadas. Pero hace una semana que lo llevamos al Tae kwon do, y aunque no le agrada mucho la idea de golpear y ser golpeado (why can´t we be friends??) le ha gustado y lo disfruta. Cuando estuvo listo superó la vergüenza de bailar en festivales escolares y ahora es un bailarín entusiasta y un poco payaso.
Lo admiro y trataré de ser un poco como él, de decir NO cuando no quiera hacer algo, y lanzarme cuando sienta que es el momento.

miércoles, 10 de marzo de 2010

wow!!

40000 visitas!!!
5 cifras
un 4 y 4 ceros
no parece mucho.
Unos que han entrado por casualidad
otros que encontraron algo que buscaban
otros que salieron mentándome la madre
otros que son mis amigos y los quiero
otros que han dejado comentarios muy chidos
otros que les aburrió y bye
40000 no parecen mucho
pero para mí es como tener un libro en una librería 
y que sea un best seller
o mejor
en una biblioteca
y que sus hojas estén subrayadas
y tengan dibujitos en los márgenes
Gracias por venir.

domingo, 7 de marzo de 2010

¿Porqué? ¿Para qué?


¿Porque perder el tiempo haciendo cosas que podemos encontrar en tiendas? ¿Para qué guardar objetos inservibles, si podemos reemplazarlos por nuevos?
Después de escribir, crear accesorios con material de desecho es lo que más me provoca emoción y satisfacción. Ver cómo, a partir de algo simple y cotidiano, se puede crear un objeto útil y bonito, utilizando las manos y el ingenio, el sentido personal de estética y los gustos propios.
No me clasifico como artesana por el simple hecho de que no trabajo en serie sino con pequeñas colecciones en algunos casos, y con piezas únicas en otros, dependiendo de mi humor, los materiales que tenga y las ideas que agarro de diferentes sitios web.
El chiste del reúso es tratar de evitar lo más posible el gasto de dinero. Modificar el sentido de la "manualidad" o la artesanía, en la que se trabaja con materiales comprados, por un trabajo en el que uno mismo elabore las piezas que se van a pegar, engarzar, tejer, etc. Obviamente, cuando hablo sobre elaborar las piezas me refiero a eso, a las piezas, y no a la materia prima, como el aluminio, el plástico o el papel.
Pero, ¿para qué romper con la cadena del consumo? ¿No sería mejor contribuir a la dinámica de producir-vender-comprar? El mundo funciona así, y por desgracia en muchos casos es inútil siquiera plantearse la idea de ser económicamente autosuficientes, pero me parece importarte romper con la estúpida idea televisiva de que eres lo que puedes comprar. ¿Y qué tal que no puedes comprar porque no te alcanza? ¿O si lo que te alcanza no es lo que realmente deseas? Otra idea tonta, y estrechamente ligada a la anterior es que la mayoría de las cosas son desechables, e inservibles para cualquier otro uso que no sea el original. 
Esto me lleva a otra de las razones por las que vale la pena este callo en mi dedo gordo: ¿a dónde va a parar todo aquello que ya no sirve? A la basura. Uno tira al bote o la bolsa, y se olvida. No nos imaginamos que esa bolsa parará en un montón de miles y miles de bolsas de basura. 
La mayoría de los objetos que tiramos están hechos con materiales resistentes y vistosos: aluminio, plásticos, papel metalizado, telas. Casi todo lavable, y que, una vez que se vacía y limpia, puede servir para ser cortado, cosido, tejido, etc. En internet hay muchísimos sitios de los que se puede tomar ejemplos, aún cuando no se es muy diestro en las cuestiones manuales. Así me pasó a mí: una vez que tuve mi primera pieza me he obsesionado. Las basurillas son mi vida. 

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...