domingo, 13 de junio de 2010

De futbol, mundiales y sándwiches

Por fin empezó el mundial. Digo por fin, no porque lo esperara con ansias, sino que vengo viéndolo anunciado desde hace meses. No me malentiendan: me gusta el futbol, lo jugué (mal, por cierto) en la prepa, y teníamos entrenador y todo, y aprendí las reglas y todo, pero me enferma toda la mercadotecnia y lo que ocurre alrededor del juego.
Los 90 minutos que dura cada partido son emocionantes. Ver a los jugadores, con sus uniformes... bueno, esa es otra historia. Me gusta el futbol, lo disfruto, pero la televisión hace que lo aborrezca.
Ver a la selección mexicana (que siendo sinceros, no es taaaan buena como nos lo hacen creer) anunciando pan, refrescos, programas, etc. tiene, para mí, el efecto contrario a lo que deseean. Que les funciona con mucha gente, es inegable. Mi hijo habla del Chicharito como si fueran compas de toda la vida y ni siquiera le gusta el futbol. Ni hablar del comercial que hicieron con Aguirre...
Veré los partidos del mundial, los de México y los que pueda, y haré corajes porque mi marido sea capaz de vestir a Dante e ir a botarlo a la escuela tempranísimo con tal de llegar a la oficina con la televisión e instalarla.
Y también haré corajes porque me van a quitar programas por meter los resúmenes mundialistas. 
Y no usaré camiseta de la selección porque no tengo ni pienso comprar.
Pero me deleitaré viendo a Canavaro, Vela, Henry, y otros más cuyos nombres son lo de menos.

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...