miércoles, 22 de junio de 2011

lo que es mío me toca y lo tomo


No soy nadie para intentar aleccionar o influir en los otros. No tengo la verdad, ni siquiera a medias, ni la experiencia de vida mínima como para aconsejar a nadie. Pero igual tengo mi blog y opino, porque es el medio que tengo a la mano. 
Amo mi país, amo mi estado y mi ciudad. Amo profundamente mis círculo social y a mi familia, con sus costumbres y tradiciones, con la disciplina militar inculcada por mi abuelo que nos llevaba caminando a la playa tempranito " a nadar un rato" y de regreso.
Me gustan las tradiciones paceñas como sentarse en las banquetas a platicar, o las carnes asadas, aunque soy vegana. Sin embargo, creo que hay algo que nos falta: conciencia.  Darnos cuenta de que las cosas están de una manera por inercia, por un sistema que evidentemente no funciona, y porque lo permitimos. Porque no somos libres, siempre estamos amarrados a algo: el dinero, el trabajo, las apariencias, la religión. y me atrevo a decir que todos estamos atados al menos a alguna de las cosas anteriores, aunque no nos demos cuenta. Y entonces nos dedicamos a tratar de desprendernos, y como no podemos, pues tal vez a evadirnos con otras ataduras, como el alcohol (ojo: no soy moralina ni abstemia, pero la cheve es igual de demandante, celosa y posesiva que una novia sicópata). 
Pues bien, vuelvo a la conciencia: en el momento en que me paro derecha y digo: qué madres, el gobierno no es el dueño del país, los gobernantes son empleados de todos nosotros, me cae un poco el veinte. Pago impuestos, y a veces hasta voto, entonces, ¿Por qué no puedo exigir que me cumplan? Pero esperen... sí puedo. Voy a usar los espacios públicos y los edificios públicos y los recursos públicos para llevar a cabo mis proyectos, sin que me digan cómo hacerlos porque para eso yo averiguaré, organizaré y presentaré mis ideas de tal manera que no haya duda de que no solo hay voluntad, sino conocimiento de causa. ¿Y porqué no voy a pedir una beca artística, si el dinero público sale de mi bolsillo? Todos pagamos luz, agua, impuestos hasta por respirar, con salarios de risa, y no sólo el gobierno se mantiene a costa nuestra, también las compañías de comida, telefónicas, de cerveza, refresqueras, etc. y a esas no les tenemos tanta tirria, y no pensamos que también nos gobiernan y controlan, y también son impuestas, y son primas hermanas del gobierno. 
Vamos exigiendo lo que nos toca, vamos pidiendo respuestas, vamos haciendo social lo que por mucho tiempo era casi casi particular, o de un círculo muy pequeño, y haciendo el trabajo que ellos no hacen porque sabemos que se necesita.
Bueno, eso digo yo, no hagan mucho caso.

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...