martes, 10 de mayo de 2011

Iron woman

Esta es la historia de una mujer que a los 18 años quedó embarazada, y a los 5 meses de tener a su hija, quedó huérfana de madre. Tuvo que trabajar y aunque intentó hacer una carrera, no pudo, aunque era muy inteligente y le echaba ganas. Aún así,  fue una mamá cariñosa, divertida, y llena de una energía inexplicable. quince años después, al final de un corto matrimonio complicado volvió a quedar embarazada. Si en el primer embarazo la edad era prematura, para el segundo, se sentía demasiado mayor, aunque no lo era. Y tuvo a su bebé y todo fue mucho más difícil porque lo que no te preocupa a los 19 años, a los 30 te aterra. Porque tenía que trabajar todo el día para poder mantener a sus dos hijos y porque sentía que aún le faltaban cosas por hacer. Así que ya siendo una joven abuela, decidió que entraría a la escuela por las mañanas, trabajaría en las tardes y los sábados, y las noches y los domingos los dedicaría a hacer tareas, limpiar la casa, lavar ropa y pasar tiempo con su hijo menor, y lo hizo. 
Iron woman (llamada secretamente por su yerno) puede desyerbar un patio, cocinar una olla de pozole, hacer pasteles, preparar clases, desponchar una llanta, despertarse a las 3 de la mañana a barrer, subir un cerro, coser unos pants, bordar, pintar su casa, cuidar a su nieto durante días y tener a un hijo adolescente inseparable.
Es una historia que he contado mil veces, lo sé, pero no importa. Cada vez que lo hago descubro motivos nuevos, explicación a cosas que no comprendía y moralejas que trato de aplicar para poder hacer yo misma la saga de la historia.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...