domingo, 15 de noviembre de 2009

No, no me estoy volviendo loca


Hace una semana se descompuso el calentador de agua, justo cuando empieza el frío y ya no se puede uno bañar con agua al tiempo. Quién sabe qué tiene que simplemente no prende. Como de una u otra manera había que bañarse, compramos unas cubetas y empezamos a calentar agua para bañarnos a baldazos, y descubrimos que con una cubeta podíamos bañarnos Dante y yo, o Dante y su papá. (sí, ya sé todo lo que se les ocurrirá con esto, pero les aseguro que alcanzamos a lavarnos cada parte de nuestros cuerpos a conciencia)
Pues ya no tenemos ninguna prisa por reparar el calentador. Esto de las cubetas nos funciona bastante bien. Sí, ya sé, van a pensar que es el colmo, que somos muy codos, pero déjenme explicar mis razones:
Se puede ahorrar por gastar menos dinero, administrándose, dejando de comprar ciertas cosas o reutilizando lo que parecía ya no servir. Pero también se puede ahorrar para cuidar cosas más importantes, por ejemplo: si cuidas de no tener prendidos más aparatos eléctricos o focos de los que necesitas, tu recibo de la luz llegará más bajo. Pero también dejarás de consumir electricidad que cuando se genera contamina el planeta.
El agua es un elemento vital que nos acostumbramos a ver como cotidiano, y creemos que porque abrimos la llave y está ahí, nunca nos va a faltar. Por desgracia, es tan barata que ni siquiera por su costo se le da el valor que merece. 93 pesos de agua no son nada comparado con lo que cuesta extraerla, potabilizarla y movilizarla por la ciudad. Entonces, más que un ahorro de dinero, cuidar el consumo de agua es ayudar, aunque sea de una forma muy modesta, al planeta.
Resulta que por cada regaderazo nos gastamos 95 litros de agua, lo que se bebe una persona en 50 días! Y eso es es un baño de adulto, porque al Dante lo mandas a bañar, y por más que le estés dice y dice: Ya ciérrale a la llave!! Es imposible evitar que desperdicie. En cambio, con la cubeta no se tarda ni cinco minutos en estar listo.
En un sólo traste calentamos agua para los tres al mismo tiempo, así que tampoco gastamos tanto gas, lo cual es una maravilla porque nos dura más el tanque pequeñito que tenemos.

2 comentarios:

Fedra dijo...

Yo tengo años sin calentador y he comprobado eso de la cubeta de agua, de hecho en verano hicimos la prueba y con una cubeta de 20 litros pueden bañarse tres personas!!! si todos pudieramos esforzarnos un poco, este planeta sería otra cosa.

C. R. dijo...

Pues mira qué bien, nos unimos al club de los que decimos No al Calentador!

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...