sábado, 21 de noviembre de 2009

Ah, qué tiempos


Recuerdo cuando las barbies eran la onda y todas queríamos a la Barbie California o la princesa. Y jugábamos a que se casaba y el Ken venía de un divorcio y la pobre Barbie tenía que querer a kelly como si fuera su propia hija. Recuerdo que mi Barbie y Ken favoritos eran morenos pero yo les puse Jonathan y Jennifer Smith.
Recuerdo que el discurso feminista era que los juegos de niños enseñaban a matar y los de niñas las marcaban de por vida para ser sólo Mamás y amas de casa y no estimulaban ningún afán por ser profesionistas, artistas, intelectuales...
Ahora la Barbie es veterninaria y tiene una perrita que hace popó, una gatita que habla y un caballo al que se le rompe una pata, pero ha pasado de moda.
La onda ahora son las My Scene, unas muñecas iguales a Barbie pero cabezonas, que rechazan la maternidad porque se dedican a las compras, a escoger su look y salir a los antros.
También está la Polly Pocket, más grande que la de mi niñez, que tiene tiendas para que escojas sus trapitos.
Así me gusta: que las nenas se liberen del yugo machista y no se conformen con casarse y dedicarse al hogar, que aspiren a ser "fashionistas" (existe la Barbie Fashionista!) y vestir como mamá no se vestiría nunca. Que quieran ser profesionales para conseguir dinero y poder tener guardarropas de ensueño, ya que se vestirán como "profesionales" (recuerden cuál es la profesión más antigua).
Las nenas pueden pedirle a mamá y papá que les compren sus monas, que les compren ropita igual a la de sus monas, vestirse y bailar reggaetón y ser personas libres, con decisiones propias, no como las ñoñas de antes, ingenuas y pasivas, como yo, que pasaba horas tratando que de que mi Barbie lograra ganarse el cariño de su hijastra.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...