jueves, 15 de diciembre de 2016

Las ventajas de casi no maquillarse



Nunca he sido una mujer de mucho maquillaje. Las pocas veces que me he esmerado en producirme para alguna ocasión especial, me vi en el espejo, y no era yo, y la incomodidad por sentir una capa sobre mi piel no me dejó en paz. Pero sí, conforme pasan los años siento que ya no puedo darme el lujo de salir a la calle con la cara lavada, y para el trabajo tenía una rutina corta: relleno de cejas, delineador para ojos, máscara de pestañas, una bb cream, rubor, labial. No me veía muy maquillada (de hecho, casi ni se notaba) y por las noches, la desmaquillada me enfadaba, muchísimo.
Hace como un mes decidí eliminar lo que no era estrictamente necesario, y me quedé sólo con lo de la foto: aceite de coco que uso como crema en la cara: literalmente en toda la cara, incluidos labios y pestañas, y como limpiadora por las noches; rizador de pestañas, delineador de cejas para rellenarlas un poquito, algo de rubor para no parecer zombie y delineador negro para ocasiones especiales. Al final, un poco de agua de rosas para acabar de despertarme, un labial y ya. 
Las ventajas del cambio en mi rutina son las siguientes:
-Me veo prácticamente igual que antes
-Me tardo mucho menos en arreglarme
-También es mucho más rápido limpiarme la cara por las noches
-Mis pestañas están más largas y tupidas
-Supongo que notaría más cambios en mi piel si antes hubiera usado mucha base, contorneadores, iluminadores y la decena de productos que están de moda, pero como no, pues siento la piel igual.

Desventajas:
Ninguna. No me siento mal ni fodonga ni nada, son mi cara, mi tiempo y mi dinero lo que estoy cuidando.


No hay comentarios:

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...