viernes, 27 de febrero de 2015

Verde para la vida



De unos meses para acá he tenido mucho estrés. Me escucho decir "estoy muy estresada" y no me reconozco, porque siempre me enorgullecía de tener una vida controlada y rélax. Pues los últimos días, la ansiedad por las actividades me está robando el sueño. A diario me despierto una, dos horas antes de que suene el despertador y no puedo volver a dormir. Me siento cansada, torpe, se me olvidan las cosas y ando de mal humor. 
Anoche me decidí a romper la rutina un rato, me compré unos "pingüinos" y un agua mineral, y me acosté a ver una película, esperando sentir el dulce confort del chocolate y la crema. Pero no fue así, me sentí peor. Era dulce, dulcísimo, demasiado. Pude sentir el azúcar en mi boca, y finalmente me dormí con el estómago revuelto.
Por la mañana, abrí el refri y saqué la verdura que tenía para hacerme un jugo, que si bien, no es dulce, sí me llena de energía y, tal vez por sugestión, me hace sentir saludable y feliz de inmediato.

No importa qué le pongas: combina colores y sabores. Lo que más te guste, lo que no has probado, lo que pienses que sepa rico, 
Sólo como una idea, les digo lo que llevó el mío:
-3 zanahorias
-2 varas de apio (con todo y hojas, que no desperdiciemos el sabor)
-1 mazo de espinaca (con tallos y todo)
-1 ramito de perejil, igual, con tallos
-1 toronja pelada
-1 pepino, con cáscara

Como ven, lo único que da flojera es lavar el extractor al final, pero vale la pena.

Para terminar, les dejo esta tablita, para que se den una idea de para qué les sirve lo que están comiendo. ¡Salud!


1 comentario:

Eva de Come en Verde dijo...

Me ha gustado mucho leer tu entrada, porque a mi me pasa lo mismo, al final vas buscando calmarte con dulces y es peor, ¡la solución siempre es lo sano!

Un beso.

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...