lunes, 8 de septiembre de 2014

Placer sin límites


Acabo de ver una nota sobre un chico de 14 años al que le pusieron un by pass gástrico porque pesaba 191 kilos, y luego, este video sobre una granja de conejos de donde compran la piel varias marcas muy importantes. Ambas noticias me dejaron muy triste, y la verdad no me parece que estén muy alejadas una de la otra. Finalmente, podrían resumirse en la búsqueda del placer del hombre: "me gusta, me lo como. Me gusta, me lo pongo. Me hace sentir fuerte, lo maltrato o mato".
No sé si es parte inherente de ser humano el poco aprecio por la vida, la propia y la ajena. El pensar, por un lado, que somos dueños del mundo y de todos los seres, y que estamos dispuestos a sacrificarlos por nosotros (qué estupidez), y por otro, que la vida es tan corta que no importa pasar la mitad de ella enfermos, siempre y cuando la "disfrutemos".
Tal vez sea algo que el ser humano trae por naturaleza, un defecto. O tal vez sea algo que nos empeñamos en creer y repetir.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...