Gracias al gobierno por seguirme envenenando

jueves, 22 de octubre de 2009


Se acaba de dar luz verde a la siembra de maíz transgénico. ¡Qué maravilla!, dirán los progresistas y visionarios! Por fin seremos parte del futuro, con maiz grande, resistente, nutritivo. Esas son las "ventajas oficiales" que nos dicen los medios. Sí, vuelvo a los medios, porque de qué otra manera nos enteramos de las cosas? Sólo a través de los medios de comunicación, sobre todo de los oficiales.
Pero la realidad va mucho más allá de productos modificados genéticamente para mejorarlos: existen detalles que no se hacen públicos en estos medios, y la información queda reservada a las fuentes menos populares.
Uno de los principales peligros de los transgénicos es que son más resistentes ¿a qué? entre otras cosas, a herbicidas como el Roundup, producido por Monsanto. Entonces resulta más barato producir más maíz que no se muera ni por plagas ni por herbicidas. Lo malo es que el herbicida se va con el producto directo a nuestros cuerpos. Pero Cecilia, el Roundup no es cancerígeno para el ser humano, ni provoca alteraciones en el organismo, ni malformaciones en fetos! No, ni el plomo, ni el aspartame, ni muchos de los aditivos de los alimentos, según la Secretaría de salud.
Otro de los problemas es que al permitir la siembra del maíz de Monsanto, se afecta a los agricultores mexicanos, que no podrán competir con las grandes cantidades de maíz mutante y barato que venderán en los súpers, así que tendrán que comprar la semilla cara y podrida a la multinacional.
El diario The Independent publicó un estudio secreto de Monsanto en el que experimentaron con ratas. A un grupo de ellas lo alimentaron con maíz transgénico y al tiempo presentaron cambios en sus riñones y sangre. Pero no importa, las ratas no tienen nada que ver con el ser humano, son de otro planeta.

No se trata de un complot para dominar el mundo: se trata de un gran negocio que sólo beneficia a un sector privilegiado de la población. La mayoría: el pueblo ( aunque a muchos no les guste la palabra) vivimos consumiendo basura, respirando basura, curándonos con basura, aprendiendo basura. Basura conveniente y lucrativa.

Yo no estudié medicina, y no es mi intención creer que sé más que un médico, lo juro, pero tampoco estudié leyes ni ciencias políticas y puedo entender perfectamente que las leyes están podridas y que benefician a quien puede pagar por "justicia". El sistema de salud de nuestro país no podía salir ileso ante la corrupción.
Los médicos te dicen que no debes comer alimentos chatarra y que tu dieta debe ser sana, pero jamás te mencionan que los alimentos que te venden como "sanos", están llenos de porquerías. No te dicen que el pan Bimbo, las lechitas de sabores, los cereales, los embutidos y mucho otros productos con los que la mayoría llenan sus alacenas cada quincena, tienen tantos aditivos que deberían estar catalogados como chatarra. Pero te dicen que si eres vegetariano te vas a morir por que tu colon va a fallar por falta de enzimas, o que los niños vegetarianos se quedan enanos y tontos. En cambio, es muy recomendado nutrirlos con su Gerber, su pollito con hormonas y tantos otros alimentos maravillosos del mercado.
En la televisión vemos cientos de productos bajos en grasa y sal, sin colesterol, sin conservadores, sin azúcar, adicionados con cuantos "nutrientes" posibles, entonces ¿por qué las cifras de cáncer se han elevado tanto? ¿por qué los enfermos son cada vez más jóvenes? ¿por qué tenemos el primer lugar mundial en obesidad infantil?
Una de dos: o los médicos nos ocultan algo, o les ocultan algo en la escuela de medicina, o son muy escépticos ante la realidad.

Quiero aclarar que cuando hablo de médicos es como cuando hablo de los maestros: generalizo, pero reconozco que existen brillantes excepciones, como mi médico, que quisiera ser vegetariano porque sabe que es la mejor opción, pero su esposa siempre fue fan de la carne. Digo fue, porque según me cuenta el mismo doc, ahora que están viejos y amolados, la señora cocina más con soya y vegetales que con carnes.

La información nutre la conciencia. Hay que apagar la tv y buscarla.



2 comentarios:

adrianapumpkin dijo...

Tocaste uno de mis temas favoritos, de los q mas me apasionan y de los que menos me dejan dormir.
Es verdaderamente deprimente ver a tantas familias ilusionadas comprando la mierda de bimbo, marinelas, barras nutrigrain, salchichas dirigidas para niños (mugre marketing barato) y todo por que creen que son nutritivos, por que tienen WOW VITAMINAS!! LINAZA!!! FIBRA Y LACTOBACILOS YEEEAA!!!

Me enferma :(
Y ni pa que meterme en el tema de los transgenicos....

C. R. dijo...

Todos queremos lo mejor para nuestras familias. Queremos verlos sanos, lindos y felices. Por desgracia, nuestra cultura y formación se la debemos en gran medida a la bendita tele! Afortunadamente existe el internet, que si bien tiene mucha basura y mentiras, también tiene mucha información que ya habrían querido nuestros padres cuando éramos chicos!

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS