miércoles, 1 de julio de 2009

Me queda claro que la democracia significa acudir a las urnas a votar para elegir a gobernantes y representantes populares.
Me queda claro que diputados locales y federales, senadores, presidentes municipales, gobernadores y el mismísimo presidente de la república son servidores públicos, empleados de la nación, representantes de la mayoría, y que deben velar por los intereses de la mayoría.
También me queda claro que el voto es un privilegio que se otorga. Me explico: la gente vota por un candidato con el que se identifica por cuestiones ideológicas o porque representa sus intereses, confiada en que ese candidato, en caso de ganar, defenderá los derechos ciudadanos y será un gestor del bienestar popular.
Me queda clarísimo que no existe partido o candidato con el que me sienta identificada y que por supuesto no confío en que ningún partido o candidato velará por el bienestar popular sino por sus intereses y los de su partido.
Me queda claro también que el voto nulo es totalmente legal, y que anulando mi voto cumplo en un cien por ciento con mi responsabilidad como ciudadana de acudir a votar.
Quisiera elegir a un candidato, cómonoconmuchogusto, pero resulta, simplemente, que no hay uno a quien yo sienta que es el indicado.
Así que si tú, como yo, y como muchos miles más, no tienes un candidato que te convenza, siéntete libre de anular tu voto, ya sea tachando toda la boleta, o escribiendo el nombre de un candidato inexistente. Sugerencias:
Aquiles BailoYo
Juanita Banana
Mónika Kota, etc.
o escribe lo que nazca de tu ronco pecho: un poema, un saludo, una máxima, un trabalenguas.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...