Dios guarde en un ojo!

martes, 28 de octubre de 2008


-Tú no mandas- me dijo el Dante cuando le dije por enésima vez que se metiera a bañar.
-Ah, no? Y entonces quién?-le contesté, con las manos como azucarera elegante.
-Manda dios. Eso dicen los niños del jardín.

¿Cómo le explicas a un niño que no es malo no creer en dios, si en el jardín de niños, para decirle cuál es la mano derecha le dicen: con la que te persignas?

Trato de explicarle con las palabras más claras que me salen, para que me entienda que no es malo no tener religión, como no es malo ser vegetariano, o no ser fan del off road, o que su papá use el pelo largo. Que hay personas buenas y malas, y que ir a la iglesia o aprenderte el padre nuestro no te hace mejor persona que los otros.

Me han dicho que ir contra corriente es cansado, que es mejor dejarse llevar y ahorrarse disgustos, pero no es eso lo que quiero enseñarle a mi hijo. Quiero que sepa que pensar diferente es mil veces mejor que no pensar y aceptar ciegamente lo que te dicen. Que para creer o no creer hay que preguntar, tener una idea de lo que se dice y hacerse de un criterio propio, para que cuando crezca él pueda decidir a qué tenerle fe (espero que no sea a la selección mexicana). A fin de cuentas, el argumento que más le impactó fue cuando le dije: si existe dios, entonces también existe el diablo. Te gusta la idea de haya un diablo? No le gustó la idea.

No creo en dios, ni en la virgen, ni en los santos, porque no existe ningún argumento teológico que me suene remotamente creíble. No siento ningún tipo de respeto especial por los sacerdotes, ni por las monjas. Debe haber muchos que sean buenos y ayuden gente, no lo dudo, pero no se necesita “casarse con dios” para hacerlo. La iglesia, como institución, es una gran empresa que me provoca repudio como todas las grandes empresas. Lucran con la fe de la gente buena y la mala fe de la gente que aparenta serlo. Comandados por el Vaticano, el mayor consorcio capitalista de este mundo (y seguro del cielo y el infierno también), y representados por un nazi que vive con un presupuesto de lujo que ninguno de nosotros podrá soñar jamás, y que va por el mundo haciendo oración “por los pobres”.

Todas las religiones tienen dentro de su filosofía algunos puntos interesantes, pero con la que más concuerdo es con el budismo Theravada, que niega la existencia de dios. Cito:

Hacemos daño por nuestra cuenta,
Aguantamos el dolor por nuestra cuenta,
Abandonamos el mal por nuestra cuenta,
Nos volvemos puros por nuestra cuenta.
Nadie nos salva sino nosotros mismos,
Nadie es capaz y nadie puede;
Debemos recorrer el Camino por nuestra cuenta:
Los Budas sólo lo señalan.[i]

Pero tampoco soy budista. No creo en líderes religiosos que predican humildad y que viajan en primera clase y se codean con lo más high de la sociedad.

Cierro citando al poeta español Leopoldo M. Panero, que le agregó a la ya de por si sabia frase de Marx:

La religión es el espíritu de una cosa sin espíritu, el corazón de una situación sin corazón, la religión es el opio del pueblo.



[i] 1 Huston Smith, Las religiones del mundo. Editorial Oceano. México.

6 comentarios:

C, literalmente rubia dijo...

Creo que no tiene nada de malo ser ateo como tampoco lo es creer en Dios y el diablo. Yo fui educada en el catolicismo pero a estas alturas tengo el criterio para haber abrazado las creencias con plena conciencia. No dudo en la manipulación que puede haber en las religiones y quizá el catolicismo es y será el más señalado por sus antecedentes y por ser la religión "oficial" en nuestro país (pero a como pinta la cosa en México, el culto a la santa muerte o los cristianos o evangélicos seran los nuevos oficiales).
Pero pienso que el hecho de creer en Dios o el diablo, ir alguna vez a la iglesia o porque no llevar una medallita de algun santo o virgen tampoco lo convierte a uno en un ser manipulado o en un cómplice del tan (oh, ironia!) satanizado vaticano.
A mi me gusta tomar lo mejor de la doctrina católica como la compasión o el amor al prójimo (que ya con eso es mucho trabajo, jaja) y también me gusta la idea de creer en Dios aunque muchos argumentos no sean 100 por ciento creibles.
El problema es cuando luego la gente se fanatiza y para colmo son horribles personas, eso hace que se lleven de corbata a todos los demás, pero la enajenación se da
en cualquier creencia.
Quisiera haber visto la cara del Dante cuando le dijiste lo del diablo...

RUY dijo...

OK Ceci, te entendimos, eres veggie y atea. Bravo!! Ya súperalo, el Dante se va a topar con eso mil veces más y tu postura es muy chida (aunque yo prefiero educar al ruy en un mundo con un Dios bueno y relajado). Y dile al Bernardo que ya está muy viejo pa traer el pelo tan largo.
Lo único que te puedo decir, es que vas a lidiar con esto siempre y que ocuparás argumentos nuevos para que no se vuelva un discurso cansado.

C. R. dijo...

Ser veggie y atea no es algo que tenga que superar. Es complicado, porque aunque estoy acostumbrada a convivir con quienes no lo son,me enfrento a diario a pequeños conflictos. Sin embargo hablar, manifestarme, escribir mi opinión en este blog es un gran alivio, he conocido a gente con la que coincido, aunque sea por internet. No se trata de discernir con los demás, sino que de esta forma, con un discurso, tal vez trillado o que para ti, Ruy, es conocido porque somos compas, conozco gente de otras partes del mundo que viven de la mejor forma que han podido, igual que yo.

rochín dijo...

aquí les dejo un fragmento de "x" persona que vivió en la Antigua California, el cual me gustó bastante como para un cuento. aquí mi versión de barroquismo colonial:

"En el nombre de Dios Nuestro Señor Todopoderoso –empezó a dictar el moribundo–, a lo que la presente consta de mi testamento, hago público a quienes vieren, yo, Juan Cipriano Ferrer, soldado de la Compañía del Real Presidio de Loreto, natural de la parte sur, hijo legítimo de Mario Ferrer y de Amalia Peña, mis padres y señores, hallándome enfermo en cama del padre Justino Ahumada, quien ha sido fervoroso de la Divina Majestad, frente a los testigos soldados Ignacio Ceseña y José Ignacio, digo que en mi entero y cabal juicio, cumplida memoria y entendimiento natural de que hago gracias a la Divina Majestad, temiendo que la muerte con propensión natural a toda criatura me sorprenda sin tener mis cosas dispuestas al cargo de mi conciencia, dispongo y ordeno mi testamento confesando en él como católico y fiel cristiano, el misterio de la Santísima Trinidad, Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, tres pasiones divinas y una sola esencia de la encarnación en las entrañas de María Santísima Señora Nuestra, para redimir el pecado y a mí pecador, creo y confirmo en Nuestra Santa Fe Católica Apostólica Romana, bajo cuya fe y creencia he vivido y protesto morir invocando a la pasión de la sangre de nuestro Señor Jesucristo, ángel de mi guarda y de mis devociones..."

rochín dijo...

El texto anterior se los dejo sólo para intentar mostrarles mi punto de vista desde la creación artística. todo sirve, hasta dios (si existe). como sabemos, nada ni nadie nos hará cambiar de opinión, cada quien es un mundo, en coexistencia dentro de una determinada aldea (global, para accarbarla). repleta de dioses en aparadores para escoger.

Anónimo dijo...

La verdad es que las religiones son un gran negocio, empezando por el Vaticano, quien garantiza, a través de los Cocordatos, la sumisión y el adormecimiento de las poblaciones en los países con cuyos Estados firma tal acuerdo. No es casual, por ejemplo, que en el Perú, se entrometa en la educación pública (y eso que constitucionalmente lo tiene prohibido por lo de la separación Estado - Iglesia) y su jerarquía reciba sueldos del estado ¿Por la salvación de las almas? a otros incautos con ese cuento. Hay que rescatar la defensa de la Libertad de creencias irrestricta, sin la preeminencia de unas religiones sobre otras, a través del financiamiento estatal. Nadie tiene porqué verse sometido al lavado cerebral desde la mas tierna edad, eso es un abuso. ¿porqué no espera la Iglesia Católica la mayoría de edad para inducirnos sus postulados? ¿A qué le teme? Pues a perder sus privilegios, no encuentro otra explicación. Salvo mejor explicación.

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS