viernes, 6 de junio de 2008

La tumba

Veo el agujero en la tierra y me pregunto si es de topo, de tarántula o si sólo estaba ahí por casualidad, y si se podría hacer más grande, digamos, del tamaño de un perro pastor alemán, en poco tiempo. No tengo un perro muerto, no, pero lo que quisiera enterrar es más o menos de ese volumen.

Es urgente. Tanto, que si no cavo con suficiente rapidez tendré que dejarlo todo y buscar otra manera de deshacerme del cuerpo. No quiero ponerme nervioso porque me sudan las manos y se me resbala la pala. Bueno, si tuviera una pala en vez del cucharón que saqué de la cocina sería aún más rápido. No veo muy bien, pero sería demasiado arriesgado prender la luz, no deben verme, menos, mi madre. Y lo peor es que no ha de tardar en despertarse. ¿Qué sería de la pobre si me ve haciendo lo que estoy haciendo? Capaz de que se me muere. ¿Cómo le explico que no era una nave lo que vio, que no existen los extraterrestres? ¿cómo le digo que se tranquilice? Entonces sí que no habría té que me la calmara.

2 comentarios:

RUY dijo...

si. está bien, me gusta y si que hay ficción no como en la mayoría de las minificciones que he leído donde el autor hace juegos de palabras para demostrar que es "muy inteligente", pero ¿un perro pastón alemán? dos finger mistakes que para nada desmeritan la historia

Anónimo dijo...

en efecto, la mejor minificción es la ke propone ke su lector continúe su andar desde ese lugar remoto ke es la imaginación. entonces, kada kual tendrá su versión del relato y, por lo tanto, sugerido por el texto, habrá cumplido su funciónn lúdica, participativa, posmoderna: habrá enriquecido el texto. okey, le puse salsa a mis tacos de asada, jajajaja. saludossssss. rochín

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...