miércoles, 7 de mayo de 2008

de porqué dejé de "ser escritora"



No quiero ser escritora, quiero escribir.
Escribo porque no me gusta hablar.
Escribo porque necesito completar las partes que he olvidado de mi historia, o para hacer más interesantes las que recuerdo.
Escribo para llenar los vacíos que hay en la realidad.
Escribo porque tengo la manía de repasar mentalmente cada cosa significativa que me ocurre, para podérselo contar a quien le interese.

Me fastidian las poses, las actitudes, tanto del escritor que va a hablar o leer en voz alta y dice: permítanme un segundo, y se acomoda la corbata y sube con cuidado a su pedestal y carraspea antes de la primera palabra.

También los otros, los que predican humildad pero a la hora de la lectura en público exigen su nombre escrito en un personalizador, con letras doradas.

Escribo y eso no me hace mejor persona, ni más inteligente, ni más comprometida, ni con más ética, ni más influyente, ni mejor madre, ni mejor amante, ni más bohemia, ni más importante que los que no son escritores. Mi palabra no es ley, ni tengo la neta hecha verso, ni la explicación del universo en mi discurso.

Soy capaz de crear como el niño pequeño inventa su mundo, con la diferencia de la forma en que cada quien lo cuenta.

1 comentario:

RUY dijo...

cállate simple, si tú eres más posssse
me
simple

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...