jueves, 14 de febrero de 2008

Cuántos John Merricks conoces?



Ayer, por primera vez en mi vida vi El hombre elefante. Cuando salió, en 1980, yo tenía un año (no me da pena decir mi edad). Tengo recuerdos de mi niñez acerca de esta película, del rostro de John Merrick entre sombras, de música de feria y golpes. Pero no la vi hasta ayer. La tenía en casa pero por una cosa u otra no la había puesto. Y lloré de principio a fin. Debo confesar que mis lagrimales son harto sensitivos y poco inhibidos, pero desde que inició la música con los créditos, yo empecé a sufrir.

Sé que en realidad el tema es algo común: la intolerancia, la discriminación. Incluso podría decir que Edward Scissorhands es El hombre elefante versión infantil. Pero la historia, basada en la vida real, combinada con el trabajo de Lynch, me mantuvo tensa la hora y cincuentayocho que dura el film.

Hablando de intolerancia, discriminación, ignorancia y estupidez. Hoy me dijo mi crío que en la escuela lo molestan porque trae largo el cabello. Y decir largo es exagerar, apenas y le sale una colita diminuta. No es la primera vez, y no sólo es por el cabello, son los tenis camuflados, o la ropa (será porque jamás, jamás lo hemos vestido con los clásicos “trajecitos” de niño, con el mono de Cars o el Miqui maus en la camiseta). Luego me platicó el Bern, (mi marido, pues) que al hijo de un conocido (suena a mitote, lo sé, y lo es) que traía una larga y rubia trenza, se la cortaron, hartos de soportar las burlas de los niños del kinder y la presión de las madres retrasadas.

Qué triste ver que la gente se preocupa tanto por tonterías como el corte de pelo. Qué triste que niños de 4 o 5 años ya tengan los prejuicios que sus padres amablemente les inculcan.

Obviamente no dejé que Dante viera El hombre elefante, por las escenas tan fuertes, pero se la platiqué. La que sí vio fue Edward Scissorhands y le gustó mucho. De hecho, le hice su disfraz para que vaya al carnaval, con guantes de navajas de cartón y todo.

Me preocupo por que el crío sea feliz, me ocupo de que entienda bien que lo diferente no es malo, al contrario.

2 comentarios:

paola dijo...

buen libro, la pelicula tambien esta chida, me latio mucho el final sobre todo la union entre aquellas personas para ayudar a merrick.

me late la forma en q te expresas y como piensas, pues es raro encontrar mujeres q les guste todo esto,y es mejor q vistas asi a tu chavito pues se ven chidos, me ha tocado ver solo a unos cuantos vestidos asi y la neta se ven bien, los q si se ven bien cajetas son los niños vestidos como regetoneros pero en fin estamos en decadencia.

paola dijo...

buen libro, la pelicula tambien esta chida, me latio mucho el final sobre todo la union entre aquellas personas para ayudar a merrick.

me late la forma en q te expresas y como piensas, pues es raro encontrar mujeres q les guste todo esto,y es mejor q vistas asi a tu chavito pues se ven chidos, me ha tocado ver solo a unos cuantos vestidos asi y la neta se ven bien, los q si se ven bien cajetas son los niños vestidos como regetoneros pero en fin estamos en decadencia.

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...