lunes, 7 de enero de 2008



En la oficina, buscando cualquier cosa en internet, he llorado escuchando a Sabines. Es, desde hace años, mi poeta favorito. Tal vez porque en la claridad de sus palabras lleva todas las tonalidades. Porque deslumbran, apagan, iluminan, oscurecen o amanecen, según sea el caso. Pero leer su poesía no se compara con escucharla. Escuchar de la voz de Sabines y tu pelo penetra como un manojo de raíces y toda tú eres un tronco caído, con sus "tes" y sus "eses" y sus "erres" pasando por los audífonos hasta llegar a mis tímpanos que vibran e inevitablemente provocan una lágrima que contengo para que no me vean mis compañeros de trabajo.

YO NO LO SÉ DE CIERTO

Yo no lo sé de cierto, pero supongo
que una mujer y un hombre
algún día se quieren,
se van quedando solos poco a poco,
algo en su corazón les dice que están solos,
solos sobre la tierra se penetran,
se van matando el uno al otro.

Todo se hace en silencio. Como
se hace la luz dentro del ojo.
El amor une cuerpos.
En silencio se van llenando el uno al otro.

Cualquier día despiertan, sobre brazos;
piensan entonces que lo saben todo.
Se ven desnudos y lo saben todo.

(Yo no lo sé de cierto. Lo supongo)

1 comentario:

Fedra dijo...

Me hiciste llorar con tu abuelo y rematas con Sabines y me pregunto: porqu� te preocupa no sonre�r?.

Mira que una vez me dijeron que el matacursis andaba tras mis huesos hace mucho, pero no me ha encontrado jajaja.

Saludos, sabemos que cuando regalas tu sonrisa es con sinceridad.

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...