viernes, 16 de noviembre de 2007


Tres meses con rastas y ya. No pude más.
1.- Si me lavaba diario el pelo hubiera tenido que pasar todas las tardes arreglándomelo con un ganchillo.
2.- Así que la única opción viable: no lavarlo seguido. Pues sí, suena sencillo, pero qué asco. Respeto a la palomilla que trae rastas, pero a mí me salió caspa, me picaba la cabeza, extrañaba el exquisito olor a mousse en mi cabello...
3.- Según yo, en un arranque de "dejaré la banalidad de los eternos cuidados del cabello, los tintes, alaciados y productos" decidí adquirir la melena del león, pero salió al revés: más cuidados, más tiempo invertido en mi cabeza, pero con la sensación desagradable de la mugre.
4.- A los que llevan rastas: mi más grande admiración.
5.- Tan doloroso y tardado fue el proceso de hacerlas como el de deshacerlas. Dos lavadas en un día, con bastante acondicionador, corte de las puntas de las rastas (que pon fin estaban cerrándose) y ¡A desenredar! Lo más complicado: las de la nuca, que ya estaban bastante revueltas, a pesar de los cuidados.
6.- Cuatro días después, con la mitad del cabello que llevaba a cuestas (normalmente perdemos 100 cabellos al día, que se van en el baño o con el cepillado, 100 diarios que se quedan en las rastas, echen cuentas) ya no tenía rastas.
7.- A pesar de todo, y con un tratamiento milagroso: aguacate y aceite de coco 30 minutos antes de bañarme (no falla), el cabello me quedó bastante bien, sólo se aclaró, cosa que con un tinte se soluciona.
8.- Perdonad este lapsus de vanidad.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...