lunes, 18 de agosto de 2014

Plátanos


De seguro no tengo que decir demasiado para convencerte de tener plátanos en tu casa, porque es una fruta muy común, pero muchos no conocemos las propiedades de esta fruta maravillosa:

Destaca su contenido de hidratos de carbono, por lo que su valor calórico es elevado. Los nutrientes más representativos del plátano son el potasio, el magnesio, el ácido fólico y sustancias de acción astringente; sin despreciar su elevado aporte de fibra, del tipo fruto-oligosacáridos. Estas últimas lo convierten en una fruta apropiada para quienes sufren de procesos diarreicos. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El ácido fólico interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis material genético y la formación anticuerpos del sistema inmunológico. Contribuye a tratar o prevenir anemias y de espina bífida en el embarazo. 

Más allá de lo nutritivo que es, el plátano es una estrella en la dieta crudivegana. Puedes comprarlo en oferta y en grandes cantidades y congelarlo pelado y partido) para hacerlo un delicioso helado o licuado, sin necesidad de añadirle endulzantes gracias a su sabor natural. Lo mejor es comerlo cuando su cáscara ya tiene manchas marrones, que es cuando está bien maduro.
Yo soy fanática, y lo tomo en licuado con leche de alpiste, bien helado. Me quita el antojo de los postres y me pone de buen humor. Es tan cremoso y dulce que no se me antojan los pasteles ni las galletas. Lo adoro.
Cuando haga helado lo voy a fotografiar (si es que no lo devoro de inmediato) y pondré la receta.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...