lunes, 1 de enero de 2018

Recuento del 2017


Como en los últimos años, me gusta hacer un recuento de las cosas que de alguna manera marcaron mi vida, para bien o para mal, sin otro objetivo que el hecho de dejar una huella que no se borre en mi mala, qué digo mala, pésima, memoria.
El 2017 fue un año muy loco. No fue malo, sino complicado, con muchas sacudidas, pero, sin duda, con muchas oportunidades para demostrarnos que somos hombres, no payasos.
Me atrevo a decir que fue el año en el que he hecho más cambios importantes, para bien, creo yo, y que en este 2018 espero reforzar y mejorar, porque si de algo estoy segura, es que siempre, SIEMPRE, se puede mejorar. Les deseo lo mejor este año y toda la vida.
Va el recuento:
1.-Mi ingrediente/alimento favorito: creo que la piña asada volvió a tener la supremacía. Sola o en tacos, la amo.
2.-La epifanía: después de una larga enfermedad del Bernardo, y de ver varios documentales, decidí dejarme de niñerías y hacerme vegana de una buena vez.
3.-El mejor regalo: sin que yo lo imaginara, mi esposo y mi hijo decidieron lanzarse de cabeza conmigo y pasar de "flexitarianos" a veganos.
4.-Mi hobby: este año no escribí tanto, ni tejí casi nada, pero Bernardo y yo pasamos mucho tiempo en la cocina, descubriendo recetas y veganizando todo lo que podíamos: quesos, embutidos, hamburguesas, guisos. Nunca, nunca, había disfrutado tanto en la cocina.
5.-Sonará tonto, pero Netflix me sacudió con dos documentales: What the health y los Minimalistas.
6.-Después de ver el documental anterior, y leer "La magia del orden", sentí como una cachetada que me hizo salir de mi miedo a los espacios vacíos y poder decirle adiós a un montón de cosas: tiré/regalé como el 50% de las cosas que había en mi casa, y me siento como la novicia rebelde bailando en la pradera: mi casa se ve más ligera, más bonita, y es más fácil de limpiar. Sólo me quedé con lo indispensable y lo que me gusta.
7.-Dentro del mismo asunto, llegué al grado máximo de la pereza: minimalicé mi guardarropa, y me deshice de los colores, así, sólo tengo negro, blanco, gris y una que otra cosa de color. Todo me queda, todo combina. Igual con los zapatos: sólo 15 pares incluyendo chanclas. No necesito más.
8.-Mis libros favoritos: Material sensible, de Neil Gaiman y How not to die, del Dr. Michael Greger: esencial para cualquier vegano.
9.-Película favorita: Rogue one, me emocioné mucho.
10.-Series favoritas: Dark, Under the Dome y Mindhunter
11.-Más liberación: nos deshicimos del Dish y quedamos sólo con Netflix. Sin anuncios por fin.
12.-Experiencia mágica y religiosa: ver a Anathema en vivo. Habría sido perfecto si Dante hubiera podido entrar con nosotros, pero fue maravilloso.
13.-La alegría inesperada: ganar el estatal de cuento con un texto al que le tengo un cariño especial: El hombre civilizado, que espero ver impreso muy pronto.
14.-La decepción: me dolió mucho ver que cada vez soy más cobarde. Por un lado, lo más superficial: casi me desmayo al ver la sangre en una herida de Bernardo, por más que intenté ayudarlo a cambiar sus gasas. Por otro, y más preocupante para mí: el sueño (que para mí es sagrado) perturbado por pensamientos horribles relacionados con la tristísima ola de violencia en mi estado. Noches sin dormir, con colitis nerviosa. Nunca pensé que me afectaría tanto.
15.-Por tercer año consecutivo, nuevo perro: la Black Sabbath (Blackie pa los compas). Una nena loquita que llegó a mi oficina y terminó siendo la sexta de la manada en mi casa. Un amor de niña.
16.-Cumplimos 15 años de casados, y 15 años de trabajar para el ayuntamiento.
17.-Objeto maravilloso: nuestros Kindles. Lo mejor de lo mejor.
Y así, se fue un año loco loco, y recibo el nuevo con una sonrisa, y esperando que yo no lo decepcione. 
Mil abrazos y besos a ti, a todos.


No hay comentarios:

Entrada destacada

Queso de papa vegano

Después de haber probado una súper deliciosa pizza vegana con queso de papa en un bar, me quedé con las ganas de hacer el queso en mi c...